viernes, 15 de febrero de 2013

LA JUNGLA: UN BUEN DÍA PARA MORIR



Los viejos héroes de acción no llevan bien el paso del tiempo o, mejor dicho, no se llevan bien con directores y guionistas poco habilidosos que se encargan de recuperarlos en una nueva película. John Mc Clane es uno de esos personajes que define un tipo de cine acción por si mismo pero también porque John Mc Tiernan y Renny Harlin supieron colocarlo en el lugar adecuado y rodearlo de una historia que funcionaba.

La saga de Jungla de Cristal ha deparado algunos de los mejores momentos del cine de acción de todos los tiempos pero la cuarta y esta última parte no tiene nada de eso se convierte en una más, una peli de acción del montón en la que incluso las bromas de Mc Clane son pobres y la acción es más apabullante que realmente espectacular.

Unir al detective de NY con su hijo no ha resultado una buena idea pero aún peor es recuperar de forma cutre algunas de las soluciones narrativas de la primera película. Las comparaciones son odiosas y por más que la banda sonora trate de recordar que estamos en una peli de Jungla de Cristal uno no puede evitar bostezar ante un Bourne de tres al cuarto.


No hay comentarios: