lunes, 11 de febrero de 2013

LAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO



El instituto y sus protagonistas son protagonistas de un buen puñado de películas, algunas interesantes, la mayoría idiotas. Por eso tan vez sorprende cuando de tanto en tanto uno se encuentra con un relato bien contado y que muestra una rara sensibilidad.

Las ventajas de ser un marginado tiene la ventaja, valga la redundancia, que el propio autor de la novela es también el director. Eso le lleva a conocer muy bien de qué habla y tener ese cariño especial hacia sus personajes. También le permite tratar con el tiempo que requieren las relaciones entre los protagonistas y, aunque el desarrollo es más o menos predecible, el resultado acaba siendo excelente. En parte por un guión bien montado, por una realización efectiva y una acertada selección musical pero especialmente por un reparto en el que sobresale Emma Watson, un ejemplo de que hay vida más allá de Harry Potter.


No hay comentarios: