lunes, 22 de abril de 2013

LA CAZA


Como bien dicen aquellos que conocen los misterios de la existencia humana, la confianza se tarda mucho en conseguirla pero muy poco en perderla. El protagonista de La Caza es maestro de niños en un pueblecito aparentemente tranquilo (David Lynch ya nos enseñó lo que se esconde detrás de las caras sonrientes y las casitas con jardín) y con buenas gentes. Está separado y espera que su hijo pueda pasar algún tiempo con él. Pero un buen día uno de los niños dice algo de él que tira por tierra toda su reputación hasta el punto de cambiarle la vida.

Thomas Vinterberg abandona afortunadamente el Dogma para presentarnos una película serena y directa, bien servida y mejor interpretada a la que tal vez le falla su guión, por cierto premiado en Cannes. No porque el desarrollo de la historia esté mal, es más, está consigue crear una tensión estimable en el espectador, sino porque a veces una echa en falta que la premisa vaya un poco más allá.  Cierto es que la película no solo se centra en la peripecia del protagonista (un excelente Mads Mikkelsen, ejemplo de cómo menos es más en interpretación), también retrata una sociedad que podía ser cualquiera y que se deja llevar fácilmente por el escándalo, pero a lo mejor algún personaje más desarrollado habría acabado de hacer redonda una película de todas formas notable.


1 comentario:

Lanas75 dijo...

oseY que bien sienta "Hannibal" en manos de Mads Mikkelsen, mejora "el origen del mal" y mira a los ojos al que interpretó Hopkins. Muy recomendable y eso que no daba un duro por la serie y al final hasta veré esta película...así da gusto. Lo clavó usted con eso de que a veces "menos es más", diganselo también al amigo Gosling.
Un saludo