lunes, 8 de abril de 2013

Muere Sara Montiel


Sara Montiel ha fallecido hoy inesperadamente en su domicilio del madrileño barrio Salamanca. Fuentes sanitarias han indicado que todo apunta a que la muerte súbita se debió a causas naturales.

Estrella de la pantalla y la canción, Saritísima, la primera artista española en triunfar en Hollywood, acababa de cumplir hace apenas un mes los 85 años entre el glamour, la leyenda y el exceso. Ernest Hemingway le enseñó a fumar puros, se casó con Anthony Mann, flirteó con Gary Cooper y protagonizó el clásico español El último cuplé.

A lo largo de su vida, Sara Montiel protagonizó medio centenar de películas y pasó por los brazos de Miguel Mihura, Anthony Mann, León Felipe y Severo Ochoa. Con su primer éxito cinematográfico, Locura de amor, a finales de los 40, una joven Sara Montiel consiguió que la gente saliese de las salas de cine diciendo «la que está buenísima es la mala», tal y como ella misma recordaba en una de sus últimas entrevistas.

La escapatoria estaba en México, donde María Antonia Abad pasó a ser Sara Montiel convirtiéndose en una de las reinas del melodrama. Pero sería en Hollywood donde impactaría internacionalmente. En la Meca del cine, la actriz se casó con el maestro del western Anthony Mann, rodó con Sam Fuller (Yuma), deslumbró a Gary Cooper y Burt Lancaster en Veracruz y conoció a Marlon Brando. «Yo no era novia de nadie, era Sara Montiel desde un principio y trabajé muchísimo».

En su regreso a casa, en el año 1957 -época en la que rodó El último cuplé, de Juan de Orduña, una película que se convirtió en un éxito de taquilla y relanzó su carrera como cantante- la actriz se reencontró con la dictadura y, a su manera, se comprometió con la política.

Con la llegada de la democracia, en cambio, la artista manchega dejó el cine al no querer desnudarse. «Veía a Carmen Sevilla o a Nadiuska con los pechos al aire, yo tenía 43 años y estaba como un tren. Me ofrecían millonadas. Pero yo preferí que el público me recordara como era», se justificó Sara Montiel.

No hay comentarios: