martes, 21 de mayo de 2013

EL GRAN GATSBY



Ni en su película más controlada, Australia, Baz Luhrmann no fue capaz de renunciar a sus señas de identidad. Por lo tanto en El Gran Gatsby, donde se le presenta un terreno propicio para mostrar su talento visual, el estilo Luhrmann casi engulle el resto de la historia.

Con este director ocurre como con tantos otros. Tiene una personalidad tan acusada que difícilmente el no afín disfrutará de alguna de sus películas. Por el contrario el espectador más fan estará buscando constantemente ese toque Luhrmann y se sentirá decepcionado si no lo ve. Un servidor podría estar en el grupo de los fans, aplaudo tanto Romeo + Julieta como la no superada Moulin Rouge! E incluso me gusta Australia, denostada por casi todos. Con El Gran Gatsby me ocurre que me cuesta entrar en la peli. Como en todas el ritmo de inicio es arrollador y cuesta centrarse en la historia. Las fiestas son espectaculares y en manos del director se convierten en algo desmesurado. Poco a poco la peli me va ganando, me va interesando y a partir de la excepcional aparición de DiCaprio la película crece y me convence.

Pero poco a poco y, curiosamente, cuando Luhrmann va calmando su desmesura, la peli va perdiendo fuelle y se me hace demasiado larga. De todas formas sigue siendo una película interesante y atractiva que saca provecho de un reparto desigual en el que brilla con luz propia un actor como Leonardo DiCaprio que algún día obtendrá el reconocimiento que merece.


No hay comentarios: