miércoles, 28 de agosto de 2013

EXPEDIENTE WARREN. THE CONJURING

Desde que en 1973 El Exorcista de William Friedkin aterrorizara a los espectadores de medio mundo, el Diablo y su querencia por poseer a los humanos ha estado bien presente en el cine. Pocas han sido sin embargo las películas que han conseguido crear auténtico terror y muchas menos las que se han apartado de un esquema mil veces repetidos y han aportado algo original al habitual “el poder de Cristo te obliga”. De hecho, recuerdo una peli reciente, El exorcismo de Emily Rose, como ejemplo perfecto de un producto que quería no solo mostrar lo de siempre sino también cuestionarse el tema de la posesión.


James Wan, creador de la saga Saw, es uno de los directores actuales mejor dotados para el cine de terror y como mínimo se le reconoce el esfuerzo de ofrecer productos de calidad. Ahora, en Expediente Warren. The Conjuring se apunta al carro de las posesiones con la premisa de una historia real, la de dos investigadores que intentan ayudar en casos de presuntas posesiones. Tenemos pues a la típica familia feliz que se traslada a una nueva casa en el campo (mala idea) y descubren que no están tan solos como creen.

Wan filma de manera efectiva la historia pero a mi juicio se entretiene demasiado en tópicos hasta que llega el verdadero clímax y tampoco ofrece nada demasiado original, nada que no hayamos visto. La película a pesar de ofrecer algún que otro susto me parece inferior a la anterior Insidious que sí me provocó más de un escalofrío.

2 comentarios:

DanieLuKu dijo...

James Wan creo que tiene alguna peli buena de terror, y para mi entender esta última si es la que más sustos pega, es verdad que hay tópicos, pero fue la única que me mantuvo en tensión y a mi novia abrazada, en cambio la de insidious daba un poco de risilla.

Yohel Amat dijo...

Discrepo. Insidious, al menos en la parte del viaje al otro mundo, tenía una estética de bodega-de-almacén-de-muñecos-y-títeres que hacía que en lugar de inspirar miedo, causara risa.
No es asunto de dinero, sino de tener el corazón en el lugar oscuro, para poder crear otros mundos que causen opresión y terror. Como ejemplo mencionaria Hellbound: Hellraiser.
Me parece que "The Conjuring" es una película mucho más madura y que se maneja mejor a nivel de que nos creamos la historia.