domingo, 18 de agosto de 2013

LA MEJOR OFERTA

Es difícil que algún amante del cine fuese inmune a la película que sitúo al director italiano Giuseppe Tornatore en el primer plano de la actualidad cinematográfica. Con Cinema Paradiso el director y guionista se llevó un Oscar y un Globo de Oro gracias al relato conmovedor de la amistad entre un niño y un viejo proyeccionista. La parte final creo que no dejó un ojo seco de lágrimas en todo el mundo.
Esa película hizo que cada nueva propuesta del italiano fuera recibida con cierta expectación por el público pero no siempre la calidad de las películas iba pareja al reconocimiento que su director obtuvo. 



Personalmente guardo muy buen recuerdo de uno de sus trabajos menos vistos La leyenda del pianista en el océano pero reconozco que no he seguido la carrera de Tornatore al completo y por ello no se bien qué esperar cuando voy a ver La mejor oferta.



Y me encuentro primero con uno de esos protagonistas que se quedan en la memoria: Virgil Oldman. Es un amante del arte, agente de subastas, solitario empedernido y amante de las mujeres a su manera. Posee una colección de arte envidiable y sus pocos ratos de ocio los comparte con un amigo con el que disfruta ideando cachivaches. Un buen día, como en todo buen relato de cine negro, se cruza en su vida una mujer, una suerte de femme fatale quebradiza y misteriosa. Y a partir de ahí la vida de Virgil ya no será la misma.

El arte, lo real y lo falso, el amor, la amistad, son algunos de los temas que la película abarca con gusto y estilo, sin que el ritmo decaiga. Tornatore utiliza todos los trucos, alguno se ve venir,  para mantener al espectador interesado pero el más importante de esos trucos es sin duda el trabajo extraordinario de Geoffrey Rush, uno de esos actores que hacen creíble cualquier personaje y la complicidad de Ennio Morricone en la banda sonora.


No hay comentarios: