domingo, 22 de septiembre de 2013

RUSH

En El Protegido, dicen los entendidos una de las mejores películas que se ha hecho sobre el cómic, el personaje de Samuel L. Jackson dejaba claro cuál era la definición del villano o el antihéroe, la némesis del héroe. Es aquel opuesto a él, pero a menudo son amigos. Sus diferencias les separan pero también puede haber un respeto entre ellos. El uno se alimenta del otro.



En otro trabajo de Ron Howard, Frost/Nixon, ocurría un poco lo mismo. El periodista necesitaba al villano, a Richard Nixon, y el expresidente también buscaba a su oponente para expiar sus pecados o quién sabe con qué intención.

Ron Howard ha vuelto a interesarse por una historia así, de nuevo basado en hechos reales, el enfrentamiento entre dos campeones de la Fórmula 1 como Niki Lauda y James Hunt. A partir del guión de Peter Morgan, autor también del de Frost/Nixon, Howard nos cuenta de manera eficiente y muy entretenida el inicio de la rivalidad y marca claramente la diferente manera de ver la carrera y la vida que tienen los protagonistas. Hunt apuesta por vivir la vida al límite, poco amante de la disciplina, pero con un indudable talento para pilotar. Lauda es el hombre concienzudo, poco dado al exceso pero igualmente genial a la hora de llevar un coche de carreras. Ambos se odian y se aman, como esos personajes del cómic, como el político que busca al periodista, como el sheriff que se enfrenta al malo de turno. Se necesitan. El uno sin el otro no son nadie. El triunfo sabe mejor cuanto más grande es el adversario.

Y lo que podía ser el típico espectáculo de Hollywood para los amantes de la Fórmula 1 se convierte en mucho más, en el retrato de dos hombres que se complementan y de una época donde todo estaba a punto de cambiar en la competición.

El trabajo de Howard merece destacarse porque se muestra tan acertado en la manera de filmar las carreras como a la hora de enfrentarse al enfrentamiento entre esas dos maneras de ver la vida y el deporte.

Pero esa labor sería en vano si no tuviera a dos actores entregados a su trabajo, un convincente Chris Hemsworth y un extraordinario Daniel Brühl, que hace aquí por primera vez a mi jucio un gran trabajo a la hora de crear a un personaje y construirlo en todos sus detalles.


No hay comentarios: