martes, 8 de octubre de 2013

GRAVITY


Gravity a mi juicio no es la obra maestra que muchos ven pero lo que está claro es que su propuesta es rompedora llevando el cine de ciencia-ficción a un camino que hacía tiempo que no exploraba. Su historia, que ambientada en la Tierra sería completamente diferente y similar a lo que solemos ver, se convierte en manos de Cuarón en extraordinaria al escoger el espacio como escenario casi único.

Cuarón sitúa a su pareja protagonista en una situación límite y desde la primera escena coge al espectador por sorpresa por la belleza de sus imágenes y la dinámica de la narración. No es una película convencional, exige bastante atención y predisposición por parte del espectador si quiere entrar en el juego de sonidos, silencios e imágenes que el cineasta propone.

La manera en la que la película está filmada es extraordinaria. No alcanzo a imaginar cómo se las han ingeniado para que todo parezca extraordinariamente realista hasta el punto que incluso llegamos a dudar si no ha sido rodada en el propio espacio. Hay más de una escena espectacular que deja al espectador con la boca abierta. Y, como en pocas ocasiones, el 3 D alcanza su verdadera razón de ser al conseguir que el espectador se convierta casi en otro astronauta y que incluso se meta en el casco de la protagonista.

Pero la historia espacial, la soledad de la protagonista perdida en el espacio, no es más que el envoltorio de una historia personal que irá evolucionando a partir de los acontecimientos que van sucediendo. Sandra Bullock, que no me ha parecido nunca mala actriz, hace un trabajo más que competente aunque me queda la duda de si en manos de otra actriz la película habría crecido aún más.

Con todo, Gravity es una película que hay que ver, por su forma, su fondo y por ser la demostración de la capacidad que aún tiene el cine para sorprendernos.

1 comentario:

Tiexino dijo...

Yo no sé si es una obra maestra o no, pero tampoco me importa. Se que la película me ha enamorado, me parece un punto y aparte en el cine, película que muchos copiaran de aquí en adelante. La historia es simple a primera vista, pero está llena de matices y metáforas que te dejan con una sabor de boca excepcional. Yo he sentido que era astronauta durante la hora y media que dura la película, me he sentido uno mas con el bascular de la cámara, como si nosotros mismos fuéramos espectadores de lo que en la misma acontece, ademas introduciéndonos en los personajes en ciertos momentos, que junto al 3D te hacen sentirte dentro y por supuesto con una bandas sonora sublime, que emociona y engrandece la película cuando hace falta. Es cierto que la película no es perfecta, pero es que ninguna lo es. Es simplemente Cine, cine de calidad, del bueno, del que hace falta, del que transmite magia, emociona y sorprende a la vez.