domingo, 13 de octubre de 2013

SITGES 2013. DÍA 3: Escondido en la memoria

Vivir la Zombie Walk del Festival de Sitges in situ es bien diferente a que te lo cuenten. Desde primera hora de la tarde mucha gente hacía cola para caracterizarse como un muerto viviente o como un personaje de pesadilla similar. Grandes y pequeños se han convertido, por obra y gracia de los maquilladores, en zombies capaces de provocar el terror al más valiente. Las calles de Sitges, a esa hora de la noche en la que se celebra la marcha, adquieren un ambiente especial, festivo y pintoresco, que se convierte en uno de los actos más multitudinarios y vistosos del Festival.

El actor Charles dance, que ha conseguido cierta popularidad tardía por su papel en Juego de Tronos ha recibido el premio Màquina del Temps y se une a otros visitantes del día como el actor Mark Strong.  Pero esto es un Festival de Cine y las películas se suceden sin descanso. Desoyendo los cantos de sirena de la playa y la piscinita del hotel un servidor ha visto dos películas este domingo.

Mindscape es la película que trae a Strong a Sitges que ha venido acompañado de Taissa Farmiga (American Horror Story). De nuevo es una producción española con proyección internacional y, como Grand Piano, promete más de lo que da aunque para mi gusto Mindscape es una propuesta más recomendable. Es la historia de un detective de la memoria, capaz de meterse en los recuerdos ajenos, y que ha sufrido un trauma personal que afecta a su capacidad. En uno de sus casos conoce a una joven y el secreto de su drama se mezcla con el suyo propio. Bien hecha, bien interpretada, adolece de falta de sorpresa y de un desenlace malogrado.



Zombies Party y Arma Fatal son películas que el público conoce y valora y que hacen que la presencia de The world’s end en el Festival sea un acontecimiento. La nueva propuesta del director Edgar Wright y los actores Simon Pegg y Nick Frost ha despertado una merecida expectación y ha provocado grandes colas y aplausos al final de la proyección. Es de nuevo una propuesta que combina el humor con el cine de género, en este caso el de invasiones alienígenas, y que tiene de protagonistas a unos amigos que se unen para revivir una última farra, la ruta de los pubs en un pueblo británico. Bien llevada, con buena música, divertida, espectacular, y con el gracejo propio de la pareja protagonista, la película se disfruta y ofrece casi dos horas de buena diversión.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Mucha crítica favorable tiene esta película (The World's End) y no entiendo el porqué. Bastante regulera.