jueves, 17 de octubre de 2013

SITGES 2013. DÍA 7: Dracula ye ye

Un producto como Gallows Hill es indigno de cualquier Festival. Es más bien algo más apropiado para rellenar programaciones de TV. La enésima historia de niña poseída, de pringados que desoyen los consejos de "no vayan por ahí", filmada sin gracia ninguna, sin momento alguno de inquietud.

Más interesante es Big bad wolves, una película israelí que mezcla thriller y comedia negra dando como resultado una propuesta entretenida. Es la historia de un padre que secuestra al presunto asesino de su hija para hacerle confesar dónde ha escondido la cabeza del cadáver. Tal vez alarga demasiado el argumento pero está bien hecha e interpretada y te mantiene atento; eso es mucho en este Festival.


¿Jim Jarmusch haciendo una de vampiros? Por supuesto la propuesta de Only lovers left alive no es la típica historia de chupa sangres aunque tampoco es tan radical. Los protagonistas son una pareja de vampiros que sirven para mostrarnos cómo el mundo real, el nuestro, está más muerto que ellos mismos. No es por casualidad que a los vivos nos llamen zombis. ¿Quién nos va a conocer mejor que los vampiros? Llevan aquí desde hace muchos siglos, han visto como la ciencia o el arte son cada vez más despreciados. Como veis a Jarmusch le interesa el tema como metáfora para hablar de la sociedad actual, de ese Detroit de pesadilla, recrearse en la música, el sonido, los ambientes de Tánger.
Me gusta la película, me interesa, me atrapa y me seduce hasta la mitad que creo baja un poco y se hace un tanto cansina. Pero recupera fuerza en la parte final y me parece uno de los títulos más destacable de esta regulera edición de Sitges 2013.



Jodorowsky's Dune es sin duda una de las mejores películas del Festival, un documental que explora el trabajo que Alejandro Jodororowsky hizo para llevar al cine la novela Dune que finalmente cayó en manos de David Lynch. Digo que es la mejor porque entretiene, es brillante, muy amena, cuenta jugosas anécdotas (impagable como Jodorowsky explica sus encuentros con Pink Floyd, Dalí u Orson Welles) y tiene a un comunicador de excepción. Jodorowsky es un showman, un creador total y su pasión por crear, por hacer arte que trascienda a través del cine o el cómic, se trasmite de manera extraordinaria en este documental.

No hay comentarios: