viernes, 18 de octubre de 2013

SITGES 2013. DÍA 8. El aroma del miedo

Mi último día en el Festival es una mezcla de emociones. No echaré de menos las películas olvidables que hemos visto, recordaré las pocas buenas y me acostumbraré a no ver el mar desde mi ventana. Mañana no asistiré al pase de El Retorno del Jedi que intuyo será todo un éxito, no veré la clausura porque no me interesa nada, y lamentaré perderme el nuevo Miyazaki (ya podían haberlo programado en lugar de alguno de los truños que nos hemos tragado).

Hoy he visto dos ejemplos de como un tema mil veces sobado en manos de un director que sabe se convierte en algo disfrutable. Y en manos de otro menos hábil en un rollo.

Retornados de Manuel Carballo es otra muestra más del cine de zombis o infectados que últimamente encontramos por todos lados. Aquí intentan acercarse al género desde el drama, asemejar ese contagio a una enfermedad que todos podríamos tener y que sin inversiones se convertiría en verdadera epidemia pero fracasan porque la película es aburrida. Ni conmueve ni inquieta. Y de nuevo veo a actores de tercera que no pueden sostener la trama.


Todo lo contrario sucede con Insidious capítulo 2. Es una continuación, va de lo de siempre, el demonio malo que tortura a la familia de turno. Pero James Wan tiene el culo pelao de hacer este tipo de películas y las monta como nadie. Inquieta desde el primer minuto y se permite cierta originalidad en la parte final. Además los actores cumplen a la perfección con lo que se les pide. Una buena propuesta.

No hay comentarios: