martes, 4 de febrero de 2014

Muere Philip Seymour Hoffman


Hace un par de días el mundo de cine se lamentaba por la muerte a los 83 años del actor austríaco Maximilian Schell, ganador de un Oscar por Vencedores o Vencidos y protagonista de películas como El baile de los malditos (1957), El hombre de la cabina de cristal (1976) y Julia (1978). 

Hoy, la muerte de Philip Seymour Hoffman a los 46 años ha sacudido a cineastas y espectadores de todo el mundo. Los primeros informes indican que el actor podría haber muerto de una sobredosis. Era este actor uno de los pocos capaces de aparecer como un malnacido en una película y pasar a mostrarse como un tipo vulnerable y amable en la siguiente. Uno de esos actores tocados con el talento necesario para fundirse con el personaje que le tocaba interpretar, fuera un gurú de una secta o un escritor de reconocida fama. 

Nacido el 23 de julio de 1967 en Rochester (Nueva York), Hoffman era hijo de un ejecutivo de la empresa de soluciones informáticas Xerox y de una juez, y hermano del guionista de cine Gordy Hoffman. Estudió en el prestigioso colegio universitario de las Artes de Nueva York, donde se graduó en 1989 con un premio especial en Teatro. 

En su filmografía destacan sus interpretaciones en títulos como Magnolia, Happiness, El talento de Mr. Ripley, La duda o Boogie Nights. El talento de Hoffman fue apreciado rápidamente por Hollywood, lo que le llevó a películas taquilleras como Misión Imposible III y más recientemente en Los juegos del hambre. Su papel en la película Capote, le valió ser galardonado con un Oscar al Mejor Actor Principal en 2006 por su interpretación como el escritor Truman Capote. Un papel que también le valió el Globo de Oro y varios premios de la crítica, entre ellos el Nacional de Estados Unidos y de los Festivales de Toronto y Los Ángeles. 

Ha sido tres veces candidato al Oscar como secundario por La guerra de Charlie Wilson (2007); La duda (2008); y The master (2012). Sus dos últimos estrenos en España han sido El último concierto y Los juegos del hambre: en llamas.  

Hoffman debutó en la dirección fílmica con Jack goes boating (2010) y ha sido también un habitual de los escenarios alternativos al Broadway oficial. Ha intervenido, entre otras, en Los últimos días de Judas Iscariote, la exitosa El verdadero Oeste, La gaviota, El mercader de Venecia o, en 2012, La muerte de un viajante. Además, era director artístico junto con John Ortiz de la Labyrinth Theatre Company neoyorquina, donde conoció a su pareja, la diseñadora de vestuario Mimi O'Donnell, con quien tuvo tres hijos.

No hay comentarios: