martes, 4 de febrero de 2014

OLD BOY


El remake por definición suele ser un ejercicio inútil que no suele aportar nada a lo ya visto en el original. Si además el remake se hace de una película de calidad el resultado de la copia o reformulación es aún más incierto. Cuando se planteó que el cine americano preparaba un rehacer el Old Boy de Park Chan Wook nos temimos lo peor. El baile de nombres que ofrecía directores y actores disparatados no nos reconfortó. Que Spike Lee se pusiera al frente y dijera que se iba a centrar en el material original, no en la película podría ser un buen comienzo.

Así que la curiosidad me puede y marcho a ver este nuevo Old Boy. Reconozco la historia, la situación, arrugo la nariz cuando veo al villano, no me acaba de convencer esa sobreactuación de Josh Brolin… pero la película no está tan mal. Mantiene el interés, no está mal rodada (la escena de la pelea en el pasillo a martillazos está cambiada pero funciona) aunque no consigue ni de lejos la intensidad de su predecesora en los momentos cumbre (Roque Baños no ha podido emular la grandeza de la banda sonora original, por ejemplo).


Lo peor de este remake no es que no aporte demasiado a lo ya visto. Lo más lamentable es que lo que tiene de nuevo, como el final, sea un pegote que no convence.

No hay comentarios: