martes, 7 de octubre de 2014

SITGES 2014: Día 5

Empiezo recuperando una de las pelis de las vistas ayer y que no pude comentar. Merece la pena y es interesante así que me pongo a la tarea antes de marchar a ver la primera de la mañana, la de Cronenberg, Map of the stars, de la que os hablaré luego.

A girl walks alone at night es una peli más que curiosa, otra vuelta de tuerca al cine de vampiros, hablada en persa, ambientada en una ciudad indeterminada. La verdad que la corta presentación que hizo su directora antes de la proyección no presagiaba nada bueno pero el resultado supera las expectativas. Una chica vaga por la noche en busca de alimento en una ciudad que ya parece muerta hasta que encuentra a un chico que le hace fjarse en él. La película funciona por el elemento vampírico, bien llevado, y por una extraña mezcla de melancolía y belleza que tiene toda la película. Cabe destacar también el uso de la banda sonora que a veces da a las escenas un toque de western más que curioso. Esperemos que se estrene y se pueda ver en nuestro país ya que es una propuesta interesante.



Estuvo ayer también Pablo Helman, supervisor de los efectos visuales de Industrial & Magic que ha trabajado con directores como Spielberg y Lucas, dando una master class. Lo malo es que lo que pude escuchar fue solo sobre Las Tortugas Ninja, que me interesan bien poco. Ofreció cinco minutos de película, una batalla en lo alto de un edificio. Nada nuevo. Todo digital, todo parece falso. Luego explicó que habían trabajado con hasta 17 versiones del guión. Sobran los comentarios. También comentó que para esta película buscaban una imagen foto realista de las tortugas y que utilizaron la captura del movimiento, según él, mejorando a lo visto en las películas de El Planeta de los simios.

A veces los directores que gozan de cierta fama deberían admitir su agotamiento y retirarse. David Cronenberg se permite criticar a ciertos compañeros de profesión cuando él mismo se ha convertido en la sombra de lo que era. Si Map to the stars la hubiera dirigido cualquier desconocido los palos que recibiría serían épicos pero como la firma quien la firma parece que tenemos que decir que es genial. Y no. A mí me ha parecido un capítulo alargado de El séquito o similares, una supuesta crítica afilada contra Hollywood y sus estrellas que se convierte en lugar para tópicos y argumentos vistos mil veces. Ni siquiera los actores están bien, aunque Julianne Moore hace un trabajo competente realmente no me sirve para elevar el tono de la película.


Otro de esos lugares venerados por el cine es Sundance. Parece que todo lo que pasa por allí es grandioso. Viendo Jamie Marks is dead uno piensa que no es oro todo lo que reluce. El director quiere mostrarnos un drama familiar, una historia de adolescentes y lo junta con un relato de fantasmas. No funciona. La película se me hace muy aburrida y no se acaba nunca. Quiere ser triste y poética a la vez y se queda en rollazo.



These final hours es una peli australiana como casi todas las que tratan del fin del mundo. No cuenta nada demasiado especial o difrente, tampoco de forma demasiado original. Nos cuenta como una serie de personas se enfrentan a las horas finales del planeta. Se deja ver y solo destaca por su emocionante parte final.

No hay comentarios: