lunes, 24 de febrero de 2014

Ha muerto Harold Ramis

Harold Ramis, actor, escritor y director, ha muerto a los 69 años de edad tras una larga enfermedad. Ramis se convirtió en uno de los cineastas de comedia más famosos con grandes éxitos como Cazafantasmas (1984) y Atrapado en el tiempo (1993).

 Ramis deja una Carrera como guionista de comedias como Desmadre a la americana (1978), El pelotón chiflado (1981) y Cazafantasmas además de sus trabajos como director en El club de los chalados (1980), Atrapado en el tiempo, Mis dobles mi mujer y yo (1996), Una terapia peligrosa (1999) y Al diablo con el diablo (2000).


Harold Ramis también trabajó como actor en películas como El pelotón chiflado, Cazafantasmas, Mejor… Imposible y Lío embarazoso.

HER


Con pocas películas, algún corto y unos cuantos vídeos musicales Spike Jonze posiblemente ha filmado su obra más completa con Her. Curiosamente es el único largometraje hasta la fecha cuyo guión es obra únicamente suya. Tanto en Cómo ser John Malkovich como en Dónde viven los monstruos el estilo de Jonze se amoldaba y se complementaba con  lo escrito o co- escrito junto a otros guionistas. En Her muchos han querido ver la puesta en imágenes de la propia relación de Jonze con alguna de sus famosas parejas y posiblemente haya un elemento personales en la historia. Pero lo que realmente hace grande a la película es su capacidad para empatizar con el espectador a través de una historia de amor en la que solo vemos a uno de los protagonistas.

Joaquin Phoenix, actor que demuestra una vez más su capacidad para transformarse en cada papel, es un hombre solitario todavía anclado a u anterior relación. Cómo dicen en la peli, el pasado nos lo escribimos cada persona y él sigue repitiendo uno y otra vez los mismos capítulos. En un futuro cercano, la aparición de un sistema operativo con auténtica inteligencia artificial, que evoluciona y crece, acaba creando una suerte de compañera de la cual se enamora.

La película, a pesar de lo arriesgado de su propuesta y de una duración algo excesiva, funciona. La historia emociona y conecta con el público gracias al buen hacer del director creando una atmósfera muy particular y a un guión que plantea un buen número de cuestiones que, aunque se sitúen en un futuro, ya están bien presentes en nuestra sociedad. Evidentemente un factor destacable es la expresividad de la voz del sistema operativo, una Scarlett Johansson que reemplazó a la voz de Samantha Morton. Está claro que la elección de Jonze condiciona extraordinariamente la película pero creo que el beneficio para la trama es mayor que los inconvenientes.



sábado, 22 de febrero de 2014

EL OCTAVO PASAJERO- Programa 574

¿Aún no han subido el programa estos pataliebres de El Octavo Pasajero?

George Clooney y sus Monuments Men dominan la cartelera esta semana junto a Joaquin Phoenix en Her. Hablamos de estos estrenos y también de La mujer del chatarrero. Repasamos taquillas y noticias y os damos las habituales tres pis-tas. Comentamos además la serie Masters of Sex y escuchamos otra canción nominada al Oscar, Happy de Gru 2.

martes, 18 de febrero de 2014

ALABAMA MONROE


Una pareja protagonista que se conoce y se une por amor y por afición a la música bluegrass se enfrentan a unas circunstancias especialmente duras cuando su hija cae enferma. La relación entre ambos se pone a prueba mientras cada uno hace frente al drama de manera distinta. El hombre no cree que haya nada más allá de la muerte; la mujer se aferra a la religión como salvavidas ante la situación que vive.

La película del belga Felix Van Groeningen  deja desde el principio bien claro que vamos a ver un drama intenso, que por momentos te deja un nudo en la garganta. Como la vida misma sin embargo el director también nos muestra los momentos de gozo de la familia y en ningún momento se recrea en los pasajes más dramáticos.


 Otro elemento a destacar de la película, además de su creíble reparto y la presencia de canciones que contribuyen a transmitir la emoción de la historia, es la manera que tiene el director de contar lo que le pasa a los protagonistas. Con una narración no lineal anticipa momentos que luego acaban teniendo todo su sentido y hace realmente ágil la narración.

lunes, 17 de febrero de 2014

GRAVITY y 12 AÑOS DE ESCLAVITUD lideran los premios BAFTA

Alfonso Cuarón, Cate Blanchett y Chiwetel Ejiofor

Gravity” y “12 años de esclavitud” salen como triunfadoras en los premios Bafta que ayer se entregaron en Londres en una gala presentada por Stephen Fry.

“12 años de esclavitud” ganó solo dos Bafta, pero ambos muy importantes: el premio a la Mejor película y al Mejor actor. “La gran estafa americana” se ha llevado tres premios (actriz de reparto, mejor guión original y el mejor maquillaje y peluquería).

“Gravity”, del director mexicano Alfonso Cuarón, consiguió seis estatuillas: el premio al Mejor director y también el de Mejor película británica en esta 67 edición de los Bafta. Nada más arrancar la gala la cinta protagonizada por Sandra Bullock se llevó más premios, ya que consiguió el de Mejores efectos especiales, Mejor fotografía y los de Mejor sonido y mejor música original.

El premio a la mejor interpretación masculina fue para el británico Chiwetel Ejiofor, el protagonista de "12 años de esclavitud".

La actriz Cate Blanchett se llevó la estatuilla del Bafta a la mejor actriz por su interpretación en “Blue Jasmine”, la película dirigida por Woody Allen.

Jennifer Lawrence consiguió el premio Bafta a la mejor actriz de reparto por su papel en «La gran estafa americana», de David O.Russell. El actor somalí-estadounidense Barkhad Abdi consiguió el premio al mejor actor de reparto con su debut en "Capitán Philips" de Paul Greengrass.

El premio al mejor guión adaptado se lo llevó Philomena. Como mejor película de animación resultó ganadora Frozen y como mejor película de habla no inglesa La gran belleza.

El príncipe Guillermo asistió a la gala para otorgar un Bafta honorífico a la veterana actriz británica Helen Mirren.


Los Bafta son los últimos grandes premios de cine antes de los Óscar de Hollywood, que se entregarán el próximo 2 de marzo en Los Ángeles (EEUU).

sábado, 15 de febrero de 2014

EL OCTAVO PASAJERO- Programa 573


Un nuevo Robocop llega esta semana a los cines y lo comentamos junto a otros estrenos de la semana como el drama belga Alabama Monroe y la odisea de Robert Redford en Cuando todo está perdido. No faltan en el programa de esta semana las pis-tas, las noticias, comentario de los Goya incluido, y las taquillas. Como anticipo de los Oscar escuchamos la canción nominada de la película Her.


martes, 11 de febrero de 2014

Ha muerto Shirley Temple

La estrella de Hollywood Shirley Temple ha muerto a 85 años, según ha informado su familia. Temple fue una niña prodigio de la cinematografía estadounidense que protagonizó multitud de películas entre los años 30 y 40, como The Little Colonel, Curly Top y Heidi. Fue dirigida por cineastas como David Butler, Walter Lang y John Ford. Tras su etapa en cine y televisión inició una carrera diplomática vinculada al partido repúblicano ejerciendo distitas responsabilidades como embajadora estadounidense en Ghana (1974–76) y Checoslovaquia (1989–92).

"Queremos recordarla por haber tenido una vida de grandes logros como actriz y como diplomática... Nuestra querida madre, abuela y bisabuela", ha manifestado la familia.

Como actriz, Shirley Temple, marcó un hito en precocidad. Triunfó en los años de la Gran Depresión con su imagen angelical y rizos dorados. Nacida el 23 de abril de 1928 en Santa Mónica (California), era y hija de un banquero y una ama de casa. Tenía tres años cuando su madre le apunto a clases de baile y un cazatalentos la reclutó para Baby burlesk, una serie de película cortas con actores infantiles. Comenzó su carrera a principio de los años 30 y a los seis años ya era famosa. En 1934 apareció en la película Stand up and cheer, donde su número musical fue lo más celebrado.

Las ganancias del estudio con la pequeña estrella no se reducían a la taquilla, ya que sus canciones también se vendían como rosquillas, e incluso llegó a anunciar cereales, vestidos y hasta jabón.
Fue una superestrella antes de que el término fuera inventado, Temple declaró que fue alrededor de los ocho años cuando, al recibir gritos de admiración de una multitud, descubrió que era famosa. “Me preguntaba por qué”, recordaba la actriz. “Le pregunte a mi madre y me respondió: «Porque haces películas que les hacen felices»”.

Su carrera infantil finalizó cuando contaba con 12 años. En los años 40, protagonizó películas junto a actores como Randolph Scott, Lionel Barrymore y Jimmy Durante, en las que daba vida a papeles adolescentes, pero se retiró definitivamente en 1949 a los 21 años.

En 1935 recibió un Oscar especial por su “contribución al entretenimiento en el cine”.

En 1945, con 17 años, se casó con el actor John Agar con quién tuvo una hija durante los cinco años que duró el matrimonio. En 1950 contrajo un segundo matrimonio con Charles Black, que duraría hasta la muerte de este en 2005. El interés de Black en la política fue clave para que Temple trabajara para el partido republicano, primero como voluntaria, luego como candidata al congreso y, finalmente, con una dilatada carrera diplomática.

En 1974, Gerald Ford la nombró embajadora de Ghana, puesto que ocupó dos años. Durante la siguiente década, se encargó de la formación de los nuevos embajadores como jefa de protocolo de la Casa Blanca, la primera mujer en ocupar ese cargo.
En 1989, George H.W. Bush la nombró embajadora en Praga de la extinta Checoslovaquia, un puesto diplomático clave en plena caída del bloque comunista.
Afirmó que 20 años de servicio público eran más importantes que los 19 años que pasó en Hollywood y consideraba que su pasado de actriz le beneficiaba como diplomática. “Haber sido una estrella puede ser de gran ayuda: mucha gente me considera una vieja amiga”, dijo una vez.


lunes, 10 de febrero de 2014

VIVIR ES FACIL CON LOS OJOS CERRADOS se lleva los premios más importantes en los Goya

Es difícil superarse para peor pero ceremonia tras ceremonia, con honrosas excepciones, la gala de los premios Goya consigue que el espectador más entusiasta acabe tan aburrido y avergonzado como para no volver nunca más. La elección del presentador, Manel Fuentes, la realización y puesta en escena, hundieron ayer un espectáculo ya de por sí farragoso (muchos premios a entregar, poco tiempo, muchas ganas de agradecer).

Si bien Las brujas de Zugarramurdi de Álex de la Iglesia se puede considerar la ganadora de la noche con 8 premios de 10 nominaciones es verdad que, salvo el de Terele Pávez como mejor actriz secundaria, los premios técnicos conseguidos pueden considerarse menores. No porque no merezcan reconocimiento, que sí lo deben tener, pero que duda cabe que no son categorías principales.
Pensar en La gran familia española de Daniel Sánchez Arévalo como en la gran derrotada es acertado ya que de todas sus candidaturas solo se hizo con el Goya a la mejor canción y el de actor secundario para Roberto Álamo.


Por el contrario, una película casi ninguneada por el público y la exhibición, Vivir es fácil con los ojos cerrados, se convierte en la triunfadora con 6 premios, en este caso sí en categorías importantes: película, director, guión original, actor, actriz revelación y banda sonora. Javier Cámara se lo merecía desde hace tiempo y con este papel tan agradecido aún más. Un tipo que habla tan bien y filma lo que realmente le gusta, y piensa que también puede gustar al público como David Trueba, también. Natalia de Molina es un descubrimiento total en la peli. Merecido Goya para ella como mejor actriz revelación.
La herida se lleva a casa dos premios también importantes. El de mejor actriz para Marian Álvarez estaba cantado. Más inesperado fue el de director novel para Fernando Franco.

Caníbal se lleva un Goya a la mejor fotografía, como Stockholm, el de mejor actor revelación para un actor como Javier Pereira que ya ha participado en un buen número de títulos. Todas las mujeres se lleva el premio al mejor guión adaptado. Y Amor de Haneke consigue el Goya a la mejor película europea.

¿Y los discursos? Según lo establecido. Mucha alusión a Wert. Es verdad que no puede ser que el Ministro de Cultura no esté en este tipo de actos pero la verdad es que se abusó demasiado de su ausencia para hilar comentarios más o menos ingeniosos. Tampoco el presidente de la Academia estuvo brillante. Más de lo mismo. Muy cansino.

Lo mejor acabaron siendo otra vez los chanantes, los únicos que de verdad hicieron reír algo al público. Mejor olvidarse de las bromas de Fuentes o de un nº musical que pasará a la historia por desastroso.



NEBRASKA


No soy un gran fan del cine de Alexander Payne, ni siquiera de sus películas más exitosas. Me cuesta conectar con sus personajes, con esos tipos adormecidos o golpeados por la vida y que a menudo no pueden encontrar su lugar en el mundo. Sin embargo, con Nebraska, a pesar de que me temía lo peor cuando leía que en la peli no pasaban muchas cosas, me ha convencido. Nebraska es una historia muy sencilla en la que no pasa mucho, cierto, pero es solo en apariencia. A través del viaje del protagonista se nos definen perfectamente unos personajes, un estilo de vida incluso. Casi es una lección de historia sobre la América profunda.

Si el protagonista de Una historia verdadera se subía a una corta césped para ir a ver a su hermano con el que apenas se hablaba y luchaba contra viento y marea para llegar a su destino, el Bruce Dern de Nebraska se empeña en cobrar un millón de dólares que cree ha ganado en la lotería.

Siendo personajes diferentes, comparten ese empeño de llevar adelante una empresa quijotesca, cada uno por sus propios motivos. En el viaje de Nebraska al protagonista le acompaña su hijo, también un poco perdido en el mundo. Y como suele pasar los dos hombres descubrirán cosas el uno del otro.

Payne consigue que la película interese, que los personajes nos parezcan cercanos, que esa fotografía en blanco y negro se nos aparezca bella aunque retrate la nada. No es solo virtud de guionista o de puesta en escena. Evidentemente sin el concurso de un reparto en estado de gracia la película no funcionaría igual. Así, aunque pudiéramos pensar que la película podía derivar hacia el aburrimiento de autor, se convierte en un emocionante y en ocasiones divertido viaje que uno no desea que acabe. 


sábado, 8 de febrero de 2014

EL OCTAVO PASAJERO- Programa 572


Esta semana tenemos una versión reducida del programa. Comentamos los estrenos de la semana, destacando a Nebraska de Alexander Payne. También recordamos a Philip Seymour Hoffman y las nominaciones al Goya.


martes, 4 de febrero de 2014

Muere Philip Seymour Hoffman


Hace un par de días el mundo de cine se lamentaba por la muerte a los 83 años del actor austríaco Maximilian Schell, ganador de un Oscar por Vencedores o Vencidos y protagonista de películas como El baile de los malditos (1957), El hombre de la cabina de cristal (1976) y Julia (1978). 

Hoy, la muerte de Philip Seymour Hoffman a los 46 años ha sacudido a cineastas y espectadores de todo el mundo. Los primeros informes indican que el actor podría haber muerto de una sobredosis. Era este actor uno de los pocos capaces de aparecer como un malnacido en una película y pasar a mostrarse como un tipo vulnerable y amable en la siguiente. Uno de esos actores tocados con el talento necesario para fundirse con el personaje que le tocaba interpretar, fuera un gurú de una secta o un escritor de reconocida fama. 

Nacido el 23 de julio de 1967 en Rochester (Nueva York), Hoffman era hijo de un ejecutivo de la empresa de soluciones informáticas Xerox y de una juez, y hermano del guionista de cine Gordy Hoffman. Estudió en el prestigioso colegio universitario de las Artes de Nueva York, donde se graduó en 1989 con un premio especial en Teatro. 

En su filmografía destacan sus interpretaciones en títulos como Magnolia, Happiness, El talento de Mr. Ripley, La duda o Boogie Nights. El talento de Hoffman fue apreciado rápidamente por Hollywood, lo que le llevó a películas taquilleras como Misión Imposible III y más recientemente en Los juegos del hambre. Su papel en la película Capote, le valió ser galardonado con un Oscar al Mejor Actor Principal en 2006 por su interpretación como el escritor Truman Capote. Un papel que también le valió el Globo de Oro y varios premios de la crítica, entre ellos el Nacional de Estados Unidos y de los Festivales de Toronto y Los Ángeles. 

Ha sido tres veces candidato al Oscar como secundario por La guerra de Charlie Wilson (2007); La duda (2008); y The master (2012). Sus dos últimos estrenos en España han sido El último concierto y Los juegos del hambre: en llamas.  

Hoffman debutó en la dirección fílmica con Jack goes boating (2010) y ha sido también un habitual de los escenarios alternativos al Broadway oficial. Ha intervenido, entre otras, en Los últimos días de Judas Iscariote, la exitosa El verdadero Oeste, La gaviota, El mercader de Venecia o, en 2012, La muerte de un viajante. Además, era director artístico junto con John Ortiz de la Labyrinth Theatre Company neoyorquina, donde conoció a su pareja, la diseñadora de vestuario Mimi O'Donnell, con quien tuvo tres hijos.

LA GRAN ESTAFA AMERICANA


Leyendo a Boyero y otros críticos y con los antecedentes del director (Ni The fighter ni El lado bueno de las cosas me gustan) me temía lo peor a la hora de enfrentarme a La gran estafa americana. La película que ha seducido al público y la crítica de EEUU es una historia de timadores y también una historia de amor, un triángulo peculiar que forman C. Bale, Amy Adams y Jennifer Lawrence. El tono de la película no acaba de estar muy definido, es más bien una tragicomedia que no funciona ni como drama ni como comedia.


David O. Russell parece querer emular al Maestro Scorsese pero se queda muy lejos. Con la voz en off, el montaje picadito, la presencia importante de las canciones, no puedo evitar recordar a El lobo de Wall Street y las comparaciones nunca fueron más odiosas. Sin embargo, la película se puede ver, es demasiado larga pero no aburre en exceso. Cuenta con un buen reparto en el que destacan por encima de todos Bale y Amy Adams, en unos papeles complicados que sacan adelante con soltura.

OLD BOY


El remake por definición suele ser un ejercicio inútil que no suele aportar nada a lo ya visto en el original. Si además el remake se hace de una película de calidad el resultado de la copia o reformulación es aún más incierto. Cuando se planteó que el cine americano preparaba un rehacer el Old Boy de Park Chan Wook nos temimos lo peor. El baile de nombres que ofrecía directores y actores disparatados no nos reconfortó. Que Spike Lee se pusiera al frente y dijera que se iba a centrar en el material original, no en la película podría ser un buen comienzo.

Así que la curiosidad me puede y marcho a ver este nuevo Old Boy. Reconozco la historia, la situación, arrugo la nariz cuando veo al villano, no me acaba de convencer esa sobreactuación de Josh Brolin… pero la película no está tan mal. Mantiene el interés, no está mal rodada (la escena de la pelea en el pasillo a martillazos está cambiada pero funciona) aunque no consigue ni de lejos la intensidad de su predecesora en los momentos cumbre (Roque Baños no ha podido emular la grandeza de la banda sonora original, por ejemplo).


Lo peor de este remake no es que no aporte demasiado a lo ya visto. Lo más lamentable es que lo que tiene de nuevo, como el final, sea un pegote que no convence.

sábado, 1 de febrero de 2014

EL OCTAVO PASAJERO- Programa 571


Por fin se estrena La gran estafa americana y la comentamos en el programa de esta semana junto a Jack Ryan y Al encuentro de Mr. Banks. También tenemos pis-tas, noticias, taquillas y una llamada a un amiguete muy salao.