martes, 13 de octubre de 2015

SITGES 2015: Día 5 segunda parte

Amigos, vaya tarde he pasado. Y todo por vosotros, nuestra querida audiencia. Después de comer, a la hora de la siesta, un señor canadiense nos ha presentado Endorphine. Es una película sobre el tiempo y cómo lo percibimos, sobre los sueños, sobre vete tú a saber qué porque no he entendido ni papa y creo que el guionista tampoco. La película es tan incomprensible y aburrida que he desconectado rápido. 

Y me ha pasado lo mismo con The assassin, premio al mejor director en Cannes, una buena siesta que se pegó el jurado, seguro. Es indudable que la puesta en escena con esos colores, los paisajes, los vestidos, es muy bonito de ver. Pero es que los planos parecen durar horas, la historia es una confusión absoluta. Parece como si se hubiera rodado a cámara lenta o como si nos la pasaran a menos tres. Mucha gente ha salido antes de que acabara y yo no lo he hecho por profesionalidad, bueno, porque no tenía a dónde ir con esta lluvia.

No hay comentarios: