miércoles, 14 de octubre de 2015

SITGES 2015: Día 6

La mañana se ha levantado nublada, como el tiempo que les espera a los protagonistas de Green Room, unos chavales que tienen una banda y que no se les ocurre nada mejor que irse a tocar a un garito de nazis. Nada bueno puede salir de eso y, si además aparece por ahí Patrick Stewart con cara de no haber dormido, la cosa se complica y mucho. La película no pasa de correcta, está bien hecha, mantiene la tensión pero a mí no me ha llamado la atención nada, ni lo que cuenta ni cómo lo cuenta. Aplicada y poco más.


Se esperaba mucho de Macbeth y su arranque, con una batalla que recuerda demasiado a Enrique V de Branagh o al mismísimo Braveheart. Pero luego la película se instala en el discurso, en los juegos de luces y sombras y fía toda su suerte al talento de Fassbender y Cotillard. No es mala jugada y eso hace que la película no se hunda porque la épica y la intensidad no están muy presentes o al menos a mí no me acaban de llegar. El resultado final es un quiero y no puedo, una pequeña decepción ya que con este material y estos mimbres se podía haber hecho algo realmente grande.


No hay comentarios: